Visitmundi

Brujas

 

Brujas es una de las ciudades más bonitas que he visitado. He estado dos veces, y la segunda vez me gustó tanto o más que la primera.

Además de la arquitectura característica de las fachadas de sus casas, con el frontón escalonado, se unen los canales que atraviesan la ciudad y le dan un encanto tan especial. Es una ciudad para visitarla y repetir. Patrimonio de la Humanidad.

Brujas

Brujas

Su apogeo se produjo en el siglo XV cuando tenía salida al Mar del Norte, y se convirtió en en un puerto comercial muy importante. Con el tiempo, el canal por donde salían al mar se secó y empezó la decadencia.

Ha conservado su casco histórico medieval y es una maravilla.

Una Brujas esencial se puede resumir en conocer la Plaza Mayor, la Plaza del Burg, el canal Groenerei, dar una vuelta en barco por los canales, el puente de San Bonifacio, el Minnewater, el Beaterio, sus museos…perderse por sus calles. Aconsejable también probar la cerveza en la cervecería 2BE. Si se dispone de tiempo son vistosos sus molinos y las antiguas puertas de la muralla. También merece la pena verla de noche. Todo eso a continuación:

Plano de Brujas

Plano de Brujas

Para empezar dejamos el coche en un parking subterráneo en la calle Naaldenstraat 10, el mejor situado, a 2 minutos de la Plaza Mayor. Nada más salir esa calle ya es una muestra de lo que nos vamos a encontrar.

Brujas. St.Jakobstraat

Brujas. St.Jakobstraat

Desde aquí se llega enseguida a la Plaza Mayor. Primeramente vemos la Eiermarkt, una pequeña plaza llena de restaurantes, contigua a la Plaza Mayor.

Brujas. Eiermarkt

Brujas. Eiermarkt

Seguidamente llegamos a la Plaza Mayor, centro neurálgico de Brujas, desde ella salen las carroza que dan paseos por la ciudad. La plaza tiene forma de cuadrado, y es bastante grande. Allá donde mires hay algún edificio digno de ver.

El que más destaca es la Torre Belfort, del siglo XIII y con 83 metros de altura; se puede visitar y subir hasta arriba para ver la panorámica.

Brujas. Grote Markt. Torre Belfort.

Brujas. Grote Markt. Torre Belfort.

En el centro de la plaza está el monumento a los héroes locales Pieter de Coninck y Jan Breydel, que se alzaron contra los franceses en el siglo XIV.

Brujas. Plaza Mayor.

Brujas. Plaza Mayor.

Frente a la Torre Belfort están las casas de los gremios del siglo XVII, hoy en día establecimientos de hostelería.

Brujas. Plaza Mayor. Monumento a los héroes Coninck y Breydel.

Brujas. Plaza Mayor. Monumento a los héroes Coninck y Breydel.

Frente a la Torre Belfort están las casas de los gremios del siglo XVII, hoy en día establecimientos de hostelería.

Brujas. Plaza Mayor. Casas de los gremios.

Brujas. Plaza Mayor. Casas de los gremios.

Los costados de la plaza los cierran a su vez edificios singulares.

En un costado están las casas Craenenburg y Bouchoute. La Craenenburg, tiene un significado histórico pues ahí encerraron al Archiduque de Austria Maximiliano (abuelo de Carlos I de España y enterrado en Innsbruck) en 1488 en una revuelta contra los impuestos. La casa Bouchoute también es de finales del siglo XV y tiene una llamativa forma rectangular, además de una Rosa de los Vientos en la parte superior de su fachada.

Brujas. Plaza Mayor. Casa Bouchoute, en primer plano

Brujas. Plaza Mayor. Casa Bouchoute, en primer plano

Brujas. Plaza del Mercado. Craenenburg y Bouchoute

Brujas. Plaza Mayor. Casa Craenenburg (primera por la izda)

En el lado opuesto está el palacio Provincial de estilo neogótico.

Brujas. Plaza Mayor. Palacio Provincial.

Brujas. Plaza Mayor. Palacio Provincial.

A continuación a la izquierda de la Torre Belfort, y tras recorrer una calle llena de bombonerías, la Breidelstraat, la llegamos a la Plaza del Burg, otra de las joyas de la ciudad.

Brujas. Calle Breidelstraat

Brujas. Calle Breidelstraat

En la mitad de esta calle está la calle más estrecha de Brujas.

Brujas

Brujas

Finalmente llegamos a la Plaza del Burg, muy bonita. Toma el nombre de un castillo que se edificó en el siglo IX. Hay que verla con detenimiento pues está formada por varios edificios importantes.

Brujas. Plaza del Burg,

Brujas. Plaza del Burg,

En la Plaza del Burg tenemos el Ayuntamiento de estilo gótico y construido en el siglo XIII. En el interior destaca su bóveda de madera en la «sala gótica».

Brujas. Ayuntamiento.

Brujas. Ayuntamiento.

Junto a él está la Escribanía civil, del siglo XVI, y estilo renacentista flamenco.

Brujas. Escribanía Civil.

Brujas. Escribanía Civil.

Bajo ella hay un paso que conduce directamente a los canales.

También en este lado de la plaza está el Palacio de Justicia.

Brujas. Plaza del Burg. Palacio de Justicia y Escribanía Civil

Brujas. Plaza del Burg. Palacio de Justicia y Escribanía Civil

En la esquina opuesta se encuentra la Basílica de la Santa Sangre, edificio del siglo XII, en la cual hay dos capillas. Se llama así por guardar la reliquia de la Santa Sangre, traída por los cruzados en el siglo XIII.

Brujas. Plaza del Burg. Basílica de la Santa Sangre.

Brujas. Plaza del Burg. Basílica de la Santa Sangre.

Completa la Plaza el Prebostazgo edificio en barroco flamenco del siglo XVII.

Brujas. Plaza del Burg. Palacio del Prebostazgo.

Brujas. Plaza del Burg. Palacio del Prebostazgo.

Pasamos por debajo de la Escribanía Civil y llegamos a la zona de los canales.

Brujas. Paso Escribanía Civil.

Brujas. Paso Escribanía Civil.

Aqui se encuentra uno de los cuatro embarcaderos en los que se hayan los barcos que hacen un recorrido por los canales. Muy recomendable. Aunque hay que tener en cuenta que suelen finalizar en torno a las 17 h. (Todos hacen el mismo recorrido y cuestan lo mismo; y si no es verano, cuidado con la temperatura porque la humedad del canal y la brisa del desplazamiento incrementan la sensación de frío.).

La casa junto a él es una bonita chocolatería.

Brujas

Brujas.

Brujas

Brujas

Si seguimos hacia la izquierda iríamos a la zona del canal denominada Groenerei, uno de los imprescindibles de Brujas, compuesta por casas adornadas de flores y hiedras, y multitud de puentes de piedra. También podemos ver el palacio del siglo XVIII Brugse Vrije.

Brujas. Groenerei. Brugse Vrije.

Brujas. Groenerei. Brugse Vrije.

Brujas. Groenerei.

Brujas. Groenerei.

Brujas. Groenerei.

Brujas. Groenerei.

Volvemos a la zona del embarcadero y pasando delante de la Lonja de Pescado, llegamos a la Huidenvettersplein, o Plaza de los Curtidores; una pequeña plaza llena de terrazas de restaurantes.

Brujas. Plaza de los Curtidores.

Brujas. Plaza de los Curtidores.

Al final de esta plaza llegamos al seguramente lugar más fotografiado de Brujas, el muelle del Rosario. En este punto hay otro embarcadero.

Brujas. Muelle del Rosario

Brujas. Muelle del Rosario

Es el lugar donde precisamente se vendía los rosarios. Rozenhoedkaai.

La casa que hace esquina es la Casa de España, del siglo XV habitada por un castellano, el magistrado Juan Pérez de Malvenda. Actualmente es una cervecería, 2BE, y la recomiendo absolutamente.

Junto a ella se encuentra el Puente de San Juan Nepomuceno (Arzobispo de Praga, el mismo del puente de Praga).

Brujas. Muelle del Rosario.

Brujas. Muelle del Rosario.

Brujas. Puente de San Juan Nepomuceno.

Brujas. Puente de San Juan Nepomuceno.

Bajo el puente, el tercer embarcadero.

Brujas. Puente de San Juan Nepomuceno.

Brujas. Puente de San Juan Nepomuceno.

Ahora nos dirigimos a la Casa de España, o mejor dicho la Cervecería 2BE.

Brujas. Cervecería 2BE o "Casa de España"

Brujas. Cervecería 2BE o «Casa de España»

Lo primero que encontramos en la cervecería es el muro de la cerveza, donde se exponen mil tipos diferentes de cerveza belga junto con el vaso con el que hay que tomarla.

Brujas. Cervecería 2BE o "Casa de España"

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cerveceria 2BE. Muro de la cerveza

Brujas. Cerveceria 2BE. Muro de la cerveza

La cervecería cuenta con una terraza magnífica con vistas a los canales. La ubicación del establecimiento es inmejorable. Una de las cervecerías imprescindibles en Europa junto a la Augustiner Braustubl en Salzburgo y la Hofbräuhaus en Múnich.

Tienen una especie de carta de cervezas colgada del techo con un extensible, donde explican las características de las que sirven mediante el dispensador. Una de las opciones es pedir una desgustación de cervezas.

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE.

Brujas. Cervecería 2BE

Brujas. Cervecería 2BE

Las vistas del Muelle del Rosario desde la Cervecería son magníficas, sobre todo al atardecer, cuando apenas hay gente, pero ojo, la cierran a las 19.30 h.

Brujas. Muelle del Rosario.

Brujas. Muelle del Rosario.

Seguidamente recorremos el canal Dijver, admirando sus edificios al borde del canal, desde el puente de San Juan Nepomuceno hasta el museo Groeninge.

Brujas. Canal Djiver

Brujas. Canal Djiver

En el museo Groeninge, se exponen las obras pictóricas de los denominados primitivos flamencos destacando Van Eyck y Hans Memling.

En este momento, decidimos hacer una parada y comer los típicos mejillones al vapor y patatas fritas en un restaurante en el muelle del Rosario. En general proliferan las bombonerías, las tiendas de encaje y las joyerías.

Seguimos hacia el Museo Gruuthuse, un palacio gótico del siglo XV, que perteneció a una acaudalada familia brujense. Se puede ver como era la vida en la época a través de diferentes objetos que ilustran la vida en Flandes entre los siglos XV y XIX además de otro tipo de piezas arqueológicas.

Brujas. Museo Gruuthuse

Brujas. Museo Gruuthuse

La fachada principal me recordó al Palacio de Blois en el Loira.

Brujas. Museo Gruuthuse

Brujas. Museo Gruuthuse

La siguiente parada es otro de los lugares emblemáticos de Brujas, el puente de San Bonifacio (o puente del Amor) (que es del año 1910) que conecta con el museo Gruuthuse con el Museo Groeninge, donde se exponen obras de pintura flamenca, a través del parque Hof Arents donde hay unas esculturas que representan a los cuatro jinetes del Apocalipsis.

Brujas. Parque Hof Arents

Brujas. Parque Hof Arents

 

Brujas. Puente San Bonifacio.

Brujas. Puente San Bonifacio.

Las casas de madera junto al puente son muy llamativas.

Brujas

Brujas

Volviendo al Gruuthuse, cerca está la Iglesia de Nuestra Señora del siglo XIII, con una torre de 122 metros. Dentro alberga la obra de Miguel Ángel «La Virgen con el niño». Esta obra tiene un protagonismo destacado en la película «Monuments Men» (basada en hechos reales), en la que es robada por los nazis y recuperada por un equipo norteamericano de rescate de obras de arte.

Brujas. Iglesia de Nuestra Señora

Brujas. Iglesia de Nuestra Señora

Si seguimos unos metros podemos ver la Catedral de San Salvador, de estilo gótico.

Brujas. Catedral de San Salvador.

Brujas. Catedral de San Salvador.

Y amenos de cinco minutos siguiendo en línea recta está una de las mayores plazas de Brujas, la plaza Zand, aunque no tiene mucho encanto; destaca el Concertgebouw, un edificio para conciertos.

Brujas. Plaza Zand. Concertgebouw.

Brujas. Plaza Zand. Concertgebouw.

Volvemos al circuito tradicional y para ello regresamos hacia la Iglesia de Nuestra Señora, bajando por otra calle peatonal digna de recorrer como la Mariastraat en la que está el Hospital San Juan del siglo XII,  actual museo Memling en el que se exponen obras del autor.

Brujas. Hospital de San Juan. Museo Memling.

Brujas. Hospital de San Juan. Museo Memling.

En la calle Katelijnestraat, que comunica el Hospital de San Juan con la plaza Walplein y la zona del Minnewater se encuentra un lugar que puede pasar inadvertido pero que tiene mucho encanto. Es el Godshuis Spanogue, una especie de casas de caridad, en este caso para señoras mayores, que conforman un pequeño jardín estupendo para descansar. Y casi nunca hay nadie. Se accede a través de un simple callejón.

Brujas. Calle Katelijnestraat. Godhuis Spanogue

Brujas. Calle Katelijnestraat. Godshuis Spanogue

Brujas. Godshuis Spanogue.

Brujas. Godshuis Spanogue.

Brujas. Godshuis Spanogue.

Brujas. Godshuis Spanogue.

A continuación, girando por la calle Walstraat llegamos a la plaza Walplein, repleta de terrazas.. Hay casas de baja altura con la típica fachada de Brujas.

Brujas. Walstraat

Brujas. Walplein

En esta plaza se encuentra la única fábrica de cerveza que aun perdura en el centro de Brujas, Halve Maan

Es una cervecería museo en que te enseñan el proceso de fabricación y un museo. Hay una degustación. Aquí fabrican la Brugse Zot, la auténtica y original cerveza de Brujas. Brugse zot que viene a significar algo así como el loco de Brujas. Este nombre provienen de la visita que hizo el Archiduque Maximiliano I de Austria en la que le recibieron vestidos de bufones y arlequines y pensó que todos los habitantes de Brujas estaban locos.

Tiene una terraza donde poder probarla.

Brujas. Cervecería Halve Maan.

Brujas. Cervecería Halve Maan.

Antes de llegar al Beaterio o Begijnhof que está enfrente de esta fábrica primero pasamos por una pintoresca plaza, la Wijngaardplein donde paran los carros de caballos (hay una fuente con la cabeza de uno). También hay una zona verde junto al canal repleta de cisnes.

Brujas. Wijngaardplein

Brujas. Wijngaardplein

Brujas. Wijngaardplein

Brujas. Wijngaardplein

El Beaterio tiene dos entradas, una de ellas es por esta plaza, caminando hacia el canal y cruzando un puente.

Brujas. Entrada al Beaterio.

Brujas. Entrada al Beaterio.

Brujas

Brujas

El Beaterio es actualmente un convento en el que habitan monjas. Originalmente se fundó en el siglo XIII para cuidar a viudas y mujeres que lo necesitaran. Es curioso porque está como aislado del resto de la ciudad estando en pleno centro.

Son un conjunto de pequeñas casas blancas alrededor de un jardín.

Brujas. Beaterio

Brujas. Beaterio

Brujas. Beaterio

Brujas. Beaterio

Salimos por la otra puerta del Beaterio y damos directamente al Minnewater.

Brujas. Beaterio

Brujas. Beaterio

Después del Beaterio nos queda visitar el Minnewater o lago del amor, es el lugar donde llegan los barcos de paseo y se dan la vuelta. Es una especie de lago lleno de cisnes.

Brujas. Minnewater

Brujas. Minnewater

Cerrando el Minnewater, sobre un puente que conduce al Parque, está la Torre Polvorín.

Brujas. Torre Polvorín.

Brujas. Torre Polvorín.

Otros lugares de interés;

Ligeramente alejada de la Plaza Mayor, se encuentra la Plaza de Jan Van Eyck (Van Eyckplein), que aparte de presentar en el centro una estatua dedicada al famoso pintor, le rodean bonitos edificios.

Brujas. Plaza de Jan Van Eyck. Jack Van Eyckplein.

Brujas. Plaza de Jan Van Eyck. Jack Van Eyckplein.

 

También se visita desde los canales, durante el recorrido en barco.

Brujas. Plaza de Jan Van Eyck. Jack Van Eyckplein.

Brujas. Plaza de Jan Van Eyck. Jack Van Eyckplein.

En Brujas, hay un importante muestrario de Molinos, camino de ellos, pudimos ver la Iglesia de Jerusalén, del siglo XV.

Brujas. Iglesia de Jerusalén

Brujas. Iglesia de Jerusalén

Como decía, un poco alejado del centro, en un canal mayor que rodea la ciudad hay una serie de molinos de viento muy vistosos, ya también antiguas puertas de la muralla.

Junto a la Kruispoort, (Puerta de la Santa Cruz) del siglo XIV, podemos ver dos molinos.

Brujas. Kruispoort

Brujas. Kruispoort

Brujas. Molinos

Brujas. Molinos

El recorrido en Calesa que parte de la Plaza Mayor llega hasta este punto.

Se conservan cuatro de los veinte que llegó a haber.Cada uno tiene su propio nombre.

El Bonne Chiere, el más fácil de ver y el más cercano a la Kruispoort.

Brujas. Bonne Chiere

Brujas. Bonne Chiere

Desde El Bonne Chiere hay una bonita vista del St.Janshuis

Brujas. St.Janshuis

Brujas. St.Janshuis

El St.Janshuis, del siglo XVIII, aun se usa y puede visitarse su interior.

Brujas. St.Janshuis

Brujas. St.Janshuis

Los otros dos molinos quedan algo más alejados; primero vemos el Koelewei

Brujas. Koelewei

Brujas. Koelewei

y escondido entre los árboles, el más antiguo y diferente de los cuatro, el Nieuwe Papegaai, de 1709.

Brujas. Nieuwe Papagaai

Brujas. Nieuwe Papagaai

Por la noche, como toda ciudad monumental que se precie, merece la pena verla:

Para cenar, fuimos a Arthie´s, un local situado a pocos metros de la Plaza Mayor, entre ésta y la Casa de España.

Su decoración era estilo hindú, comimos un plato típico, la Carbonade, con carne de buey que estaba muy bueno. También pedimos fish and chips para los niños, pero no era la misma calidad.

Brujas. Arthie`s. Carbonade.

Brujas. Arthie`s. Carbonade.

Brujas. Arthie`s. Carbonade.

Brujas. Arthie`s. Carbonade.

Por cierto, en Bélgica, el agua en los restaurantes se va a 7 euros, sale más económico beber cerveza.

En resumen, como decía al principio, una ciudad muy muy recomendable. De lo mejor de Europa.

Más visitas en Bélgica con Visitmundi.