Visitmundi

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián es una ciudad que destaca por su belleza natural, lo elegante de sus edificios y lo ordenado y cómodo de sus calles. Tiene una gastronomía sobresaliente y un comercio de calidad.

Uno de sus símbolos es la barandilla de la Concha.

No vamos a encontrar edificios medievales, ni importantes edificios históricos….pero sí calidad de vida.

Lo imprescindible sería:

  • El paseo que une el extremo de la playa de la Zurriola, donde se sitúa la Paloma de la Paz hasta el Peine del Viento, recorriendo la Zurriola, el Paseo Nuevo, el puerto, el Paseo de la Concha y Ondarreta.
  • Subir al Monte Igueldo a ver la vista de la bahía.
  • Pasear por la Parte Vieja y el Área Romántica
  • Subir al otro monte de la ciudad, el Monte Urgull.

También hablaré de sus playas y de sus fiestas y celebraciones más conocidas.

Excursiones recomendables desde San Sebastián: Getaria, Pasajes de San Juan, Fuenterrabía o Biarritz.

San Sebastián.

San Sebastián.

La mejor época para visitarla es de marzo a octubre, por temperatura, horas de luz y probabilidad de lluvia (los inviernos suelen ser duros) y más concretamente el mejor mes sería septiembre, porque acostumbra a hacer muy buen tiempo y no hay una afluencia de turistas tan grande como en los meses de verano.

Su denominación oficial es Donostia-San Sebastián.

San Sebastián

San Sebastián

Primero, un poco de Historia. San Sebastián nació en 1180 cuando el rey Navarro Sancho El Sabio, con la intención de contar con un puerto para el reino de Navarra, concede fuero de villa a un pequeño pueblo de pescadores, con la función de ser también un punto defensivo. El nombre de San Sebastián es motivado por la existencia de un Monasterio consagrado a ese santo. Poco después, en el año 1200, San Sebastián pasó a formar parte del reino de Castilla.

Plano General de San Sebastián

Plano General de San Sebastián

Plano de San Sebastián

Plano de San Sebastián

Podemos empezar por hacer el paseo desde la Paloma de la Paz en Sagües hasta el Peine del Viento, en el otro extremo de la ciudad. Son algo más de seis kilómetros, llanos. Si no se dispone de tiempo se puede hacer por tramos, voy detallándolos.

El primero abarcaría desde Sagües hasta el Kursaal. Empezando desde la «Paloma de la Paz» de Nestor Basterretxea, obra inaugurada en 1988.

San Sebastián. Zurriola. Paloma de la Paz.

San Sebastián. Zurriola. Paloma de la Paz.

Recorremos la playa de la Zurriola,

San Sebastián. Paseo de la Zurriola

San Sebastián. Paseo de la Zurriola

desde este punto hasta el Palacio de Congresos del Kursaal; éste fue proyectado por R.Moneo e inaugurado en 1999. También se les denomina «Cubos del Kursaal», pretenden emular dos rocas varadas en la costa. Es donde se celebran actualmente las Galas del Festival de Cine. Se encuentra en la desembocadura del río Urumea.

San Sebastián. Cubos del Kursaal.

San Sebastián. Cubos del Kursaal.

San Sebastián. Vista desde el Kursaal

San Sebastián. Vista desde el Kursaal

 

San Sebastián. Urumea, Kursaal y Zurriola.

 

El segundo tramo sería el Paseo Nuevo, un clásico. Arranca en la desembocadura del río Urumea, en el puente del Kursaal, enfrente del Palacio de Congresos y rodea el Monte Urgull.

San Sebastián. Puente del Kursaal y Palacio de Congresos

San Sebastián. Puente del Kursaal y Palacio de Congresos

San Sebastián. Puente del Kursaal y Palacio de Congresos

San Sebastián. Puente del Kursaal y Palacio de Congresos

El Paseo Nuevo es una gozada en cualquier momento, pero quizá es especialmente recomendable al atardecer, ya que podemos ver la puesta del sol en el mar. En ocasiones, en la lejanía puede verse la localidad costera de Getaria.

En invierno suele estar cerrado por el tremendo oleaje que lo azota.

San Sebastián. Paseo Nuevo.

San Sebastián. Paseo Nuevo.

San Sebastián. Paseo Nuevo. Puesta de Sol.

San Sebastián. Paseo Nuevo. Puesta de Sol.

Cuando nos acercamos a la bahía, encontramos la escultura «Construcción Vacía» de Oteiza instalada en 2002.

San Sebastián. Paseo Nuevo. Construcción Vacía

San Sebastián. Paseo Nuevo. Construcción Vacía

San Sebastián. Paseo Nuevo. Construcción Vacía

San Sebastián. Paseo Nuevo. Construcción Vacía

Desde aquí, llegamos a la terraza del Aquarium desde donde hay unas vistas privilegiadas de la bahía; bajando unas escaleras se llega directamente al puerto y a un lugar emblemático en la ciudad, el Aquarium; si se dispone de tiempo, es recomendable su visita. Se inauguró en 1928, y ha sido modernizado y actualizado pero ha conservado parte del Aquarium original.  Lo más importante es el oceanario, atravesado por un túnel transparente que permite una visión de 360 grados y ver de cerca a sus habitantes más conocidos, un par de tiburones toro.

San Sebastián. Aquarium.

San Sebastián. Aquarium.

El puerto de San Sebastián es más bien pequeño, antaño era base de barcos de pesca, actualmente se usa como puerto deportivo.

San Sebastián. Puerto

San Sebastián. Puerto

En el puerto se pueden encontrar tres tipos de excursión en barco (no funcionan en invierno):

  • Una en catamarán, en el «Ciudad de San Sebastián» hace un recorrido largo, da una vuelta alrededor de la bahía, sale de ésta y se aleja para coger perspectiva de la costa.

https://www.ciudadsansebastian.com/

  • Otra posibilidad es subirse a una lancha que da una vuelta por la bahía únicamente, y se acerca al Peine del Viento.
  • Por último nos podemos subir a los barcos que van y vienen de la Isla Santa Clara y cruzan la bahía.

Estos dos últimos servicios están gestionados por la misma Compañía http://motorasdelaisla.com

En cuanto al puerto, está a los pies de las murallas del Castillo del Monte Urgull, es una calle alargada, con soportales, ocupados por restaurantes que sirven principalmente pescado fresco.

San Sebastián. Puerto.

San Sebastián. Puerto.

Al final del puerto, hay un mirador, junto al Club Náutico, sobre la bahía de la Concha, sitio ideal para descansar.

San Sebastián. Mirador del Náutico

San Sebastián. Mirador del Náutico

San Sebastián. Náutico.

San Sebastián. Náutico.

Podemos seguir de frente hacia el Boulevard, o bien seguir el Paseo de la Concha.

El Boulevard es una zona peatonal arbolada en la que destaca su Kiosco.

San Sebastián. Kiosco.

San Sebastián. Kiosco.

El primer edificio que encontramos es el Ayuntamiento y los jardines de Alderdi Eder. El Ayuntamiento inicialmente se proyectó como casino, a finales del siglo XIX, cuando San Sebastián empezaba a convertirse en destino turístico de la aristocracia y la alta burguesía y funcionó como tal entre 1887 y 1924. En 1945 pasó a ser la sede consistorial.

Los jardines tienen alguna fuente, además de un carrusel de época.

San Sebastián. Ayuntamiento.

San Sebastián. Ayuntamiento.

El tercer tramo del recorrido entre la Paloma de la Paz y el Peine del Viento comprendería entre el Ayuntamiento y el Pico del Loro: la joya de la Corona de San Sebastián, el Paseo de la Concha. El comienzo del paseo bordea los jardines de Alderdi Eder para seguir junto a las viviendas de Miraconcha, edificios clásicos con una ubicación privilegiada. Destaca el Hotel de Londres.

San Sebastián. Paseo de La Concha

San Sebastián. Paseo de La Concha

Hacia la mitad del paseo, hay una pequeña explanada flanqueada por un reloj y un barómetro, se denominan popularmente «los relojes». Sitio habitual para quedar para ir a la playa por parte de muchas cuadrillas de chavales.

San Sebastián. "Los relojes"

San Sebastián. «Los relojes»

San Sebastián. Paseo de la Concha. Los Relojes

San Sebastián. Paseo de la Concha. Los Relojes

Todo el paseo está delimitado por la famosa y característica «Barandilla de La Concha» presente desde 1910. Su diseño es único y está patentado.

San Sebastián. Barandilla de La Concha

San Sebastián. Barandilla de La Concha


Poco después encontramos otro conjunto emblemático de edificios a pie de playa, la talasoterapia y restaurante de la Perla.

San Sebastián. La Perla.

San Sebastián. La Perla.

Hacia el final de este tramo tenemos el Balcón del Bicentenario, donde destaca la escultura «Homenaje a Fleming» de Eduardo Chillida., instalada en 1991. Un sitio perfecto para sentarse y disfrutar de Bahía de La Concha.

San Sebastián. Paseo de la Concha. Monumento a Fleming.

San Sebastián. Paseo de la Concha. Balcón del Bicentenario. Monumento a Fleming.

El Pico del Loro es un saliente natural que separa las playas de La Concha y Ondarreta. Con marea baja se puede pasar de una a otra a través de un camino habilitado al efecto. Pero hay que estar atento con la marea porque cuando sube no se puede pasar.

San Sebastián. Pico del Loro. Marea baja

San Sebastián. Pico del Loro. Marea baja

San Sebastián. Pico del Loro. Marea alta

San Sebastián. Pico del Loro. Marea alta

A continuación atravesamos el túnel del Antiguo (peatonal) y ya estamos en la playa de Ondarreta. Sería el último tramo.

Esta playa es mucho más pequeña que la de la Concha, la entrada al agua es más brusca, a diferencia de la Concha. Está enfrente de la isla Santa Clara. La vista desde esta playa cambia mucho con respecto a La Concha.

En esta playa están las «carpas» unas casetas de lona blanquiazul que se alquilan por temporada.

San Sebastián. Playa de Ondarreta

San Sebastián. Playa de Ondarreta

San Sebastián. Playa de Ondarreta.

San Sebastián. Playa de Ondarreta.

Junto a la playa de Ondarreta están los jardines del mismo nombre, con una estatura dedicada a la Reina María Cristina, que fue quien puso de moda San Sebastián a finales del siglo XIX.

La playa termina donde empieza el paseo que conduce al Peine del Viento.

San Sebastián. Peine del Viento.

San Sebastián. Peine del Viento.

San Sebastián. Peine del Viento

San Sebastián. Peine del Viento

El Peine del Viento es uno de los lugares imprescindibles de la ciudad.  Obra de Eduardo Chillida, se inauguró en 1976. Además del conjunto escultórico hay unos orificios en el suelo por donde sale el aire a presión cuando las olas chocan contra el muro de costa. La gente suele ponerse encima y les levanta la ropa. Hay siete en representación de las siete provincias que formarían Euskalherria, las tres de la CAV, Navarra y las tres que están en Francia (Iparralde).

San Sebastián. Peine del Viento.

San Sebastián. Peine del Viento.

El contraste de las esculturas con el color del cielo y del mar, que varía según los días, es espectacular.

San Sebastián. Peine del Viento.

San Sebastián. Peine del Viento.

Los días de mala mar es un espectáculo ver romper las olas. En ocasiones, sobre todo en invierno, si está demasiado peligroso el acceso está cortado.

San Sebastián. Peine del Viento

San Sebastián. Peine del Viento

Muy cerca de aqui hay otro lugar a mi parecer imprescindible, el Palacio de Miramar, de finales del siglo XIX, construido para la familia real; fue el comienzo de San Sebastián como destino turístico de élite. Su peculiaridad es que su estilo es completamente inglés.

Uno de mis lugares favoritos en la ciudad, junto al Peine del Viento.

San Sebastián. Palacio de Miramar

San Sebastián. Palacio de Miramar

Desde sus jardines hay unas vistas preciosas de la bahía, las mejores.

San Sebastián. Jardines Palacio de Miramar

San Sebastián. Jardines Palacio de Miramar

Se puede bajar hasta la parte superior del Pico del Loro, los días de marea alta, casi se puede tocar el mar. Hay un asiento de piedra para sentarse, solo se oye el sonido del mar. Junto a él hay otra obra de Chillida, «El abrazo».

San Sebastián. " El Abrazo"

San Sebastián. » El Abrazo»

A cinco minutos del Peine del Viento se encuentra el funicular que conduce al Monte Igueldo. El Monte Igueldo es el parque de atracciones de la ciudad. Es muy vetusto, data de 1911 y está prácticamente igual que entonces. El torreón que está en la cima del Monte, y dentro del parque (se puede subir a la terraza) es anterior, es un faro del siglo XVIII

Información del Parque de Atracciones.

Tiene un estilo vintage, la verdad es que tiene su encanto. También hay un hotel en cuyo restaurante se puede comer o tomar algo.

Lo mejor del Monte Igueldo es subir en funicular (se puede ir en coche hasta arriba, pero recomiendo el funicular, que en sí ya es una atracción del parque) y disfrutar de las vistas que se tienen al llegar arriba, no hace falta comentar nada más.

El funicular se coge detrás del Tenis de Ondarreta, o más o menos detrás del Peine del Viento. Frente al edificio hay un pequeño parking, no regulado, de unas 20 plazas.

San Sebastián. Funicular al Monte Igueldo.

San Sebastián. Funicular al Monte Igueldo.

San Sebastián. Funicular del Monte Igueldo

San Sebastián. Funicular del Monte Igueldo

No hay muchos lugares con unas visión semejante. Para coger la mejor luz cara a fotografías, etc…por la tarde.

San Sebastián desde el Monte Igueldo

San Sebastián desde el Monte Igueldo

Las actividades que podemos encontrar van desde los tipícos carruseles y trenecitos infantiles, autos de choque, casetas con tiro a la diana, carreras de coches, una casa del terror, un laberinto para niños,

San Sebastián. Monte Igueldo.

San Sebastián. Monte Igueldo.

y las clásicas de toda la vida y únicas de San Sebastián como:

El río misterioso, un corto paseo en barca impulsada por la corriente a través de un estrecho canal que ofrece unas magníficas vistas.

San Sebastián. Monte Igueldo. Río Misterioso.

San Sebastián. Monte Igueldo. Río Misterioso.

La Montaña Suíza, que es un pequeña montaña rusa, en la que también su encanto es ir al borde del mar.

San Sebastián. Monte Igueldo. Montaña Suíza

San Sebastián. Monte Igueldo. Montaña Suíza

Un paseo en barca por pequeño recinto

San Sebastián. Monte Igueldo.

San Sebastián. Monte Igueldo.

El precio de las atracciones es de 2,50 euros por persona.

Realmente lo más importante son las vistas que se tienen.

El otro monte de la ciudad que ofrece una vista privilegiada de la ciudad es el Monte Urgull.

San Sebastián. Monte Urgull

San Sebastián. Monte Urgull

El monte Urgull está coronado por un Sagrado Corazón añadido al Castillo de la Mota en 1950. Es un monte fortificado con varias baterías de cañones para defender la bahía. En el punto más alto está el castillo de la Mota. Los orígenes de estas fortificaciones se remontan al siglo XII. Originalmente la ciudad estaba fortificada hasta la actual calle San Martín (frente a la Catedral del Buen Pastor). Un tipo de ciudad y fortificación similar a Saint Maló en la región francesa de Bretaña. En 1863 para permitir la ampliación de la ciudad decidieron derribar las murallas. Hoy en día, puede considerarse una auténtica pena.

San Sebastián amurallado

San Sebastián amurallado

Al monte Urgull se puede subir por varios puntos, bien por la Plaza Zuloaga, junto al Museo de San Telmo, desde el Paseo Nuevo, ,junto al monumento «Construcción Vacía», también en el mismo Paseo Nuevo antes de bajar las escaleras hacia el muelle y por último desde la Parte Vieja, en las inmediaciones de la Basílica de Santa María.

En verano hay un servicio de microbuses para facilitar la subida.

San Sebastián. Acceso monte Urgull

San Sebastián. Acceso monte Urgull

Es un conjunto de caminos que desembocan en baterías, baluartes, miradores, …

San Sebastián. Monte Urgull. Batería de las Damas

San Sebastián. Monte Urgull. Batería de las Damas

San Sebastián. Monte Urgull. Batería de las Damas.

San Sebastián. Monte Urgull. Batería de las Damas.

San Sebastián. Batería de las Damas

San Sebastián. Batería de las Damas

Se vaya por donde se vaya las vistas merecen la pena.

San Sebastián

San Sebastián

En lo alto el Castillo de la Mota actualmente hay un pequeño museo, la Casa de la Historia de la ciudad. Es gratuíto. Para acceder al punto más alto del Castillo y por ende del monte, a los pies del Sagrado Corazón, forzosamente hay que entrar en este museo, el acceso es a través de él.

San Sebastián. Monte Urgull. Casa de la Historia

San Sebastián. Monte Urgull. Casa de la Historia

Frente a ella, está el cañón llamado «Rosita Wicke», de 1502.

San Sebastián. Urgull. Cañón Rosita Wicke

San Sebastián. Urgull. Cañón Rosita Wicke

Dentro del museo podemos ver diferentes maquetas sobre la evolución de la ciudad. También se explican algunas fiestas como el día de San Sebastián (al que luego me referiré), y la destrucción de la ciudad en la Guerra de la Indendencia en 1813.

Se puede subir a la terraza superior para tener una perspectiva de la ciudad.

San Sebastián desde el Castillo de la Mota

San Sebastián desde el Castillo de la Mota

Una vez bajamos del Monte Urgull, estamos en la Parte Vieja de San Sebastián, que no es excesivamente vieja dado que se reconstruyó casi por completo en el siglo XIX.

La ciudad fue arrasada y saqueada por tropas británicas tras la rendicíón de la guarnición francesa que la ocupaba, el 31 de agosto de 1813. Solo quedó una calle sin destruir, la actualmente llamada «31 de agosto.»

En conmemoración a ese hecho, todos los días 31 de agosto hay una representación de los combates entre británicos y franceses. La representación, que recomiendo si se está en la ciudad, se circunscribe a la Parte Vieja aunque se desarrolla en diferentes escenarios, principalmente en el Boulevard, frente a la Brecha (donde cayeron las murallas y por donde penetraron los británicos y los portugueses).

San Sebastián. 31 de agosto. La Brecha

San Sebastián. 31 de agosto. La Brecha

y en la Plaza de Zuloaga donde se representa la caída del Castillo.

San Sebastián. Conmemoración 31 agosto.

San Sebastián. Conmemoración 31 agosto.

San Sebastián. Conmemoración 31 agosto.

San Sebastián. Conmemoración 31 agosto.

Al margen de esto, qué habría que ver en la Parte Vieja y alrededores:

Por un lado el Boulevard, zona peatonal y ajardinada con un kiosco de música en el centro; es la antesala del casco viejo. Dentro de la Parte Vieja de San Sebastián, hay dos calles que destacan por encima de las demás, la Calle Mayor que partiendo del Boulevard lleva directamente a la Basílica de Santa María.

San Sebastián. Calle Mayor

San Sebastián. Calle Mayor

La Basílica de Santa María, del siglo XVIII, es el templo más importante de San Sebastián, es de estilo barroco. Su entrada está alineada con la entrada de la Catedral del Buen Pastor. Desde una se ve la otra.

San Sebastián. Basílica de Santa María.

San Sebastián. Basílica de Santa María.

Girando a la derecha enfilamos la Calle 31 de agosto, la única que se salvó aquel día de 1813. La calle 31 de agosto especialmente, aunque en general toda la Parte Vieja, están llenas de bares y restaurantes donde probar la gastronomía regional.

Lo típico son los pintxos,obras de arte gastronómicas, pero ojo porque no son baratos.

Al final de la calle 31 de agosto está la iglesia de San Vicente del siglo XVI, de estilo gótico como muestran los arcos apuntados y sus rosetones. Es la más antigua de San Sebastián.

San Sebastián. Iglesia de San Vicente

San Sebastián. Iglesia de San Vicente

Otro lugar emblemático en la Parte Vieja es la Plaza de la Constitución, situada en el centro del casco viejo, se caracteriza por sus soportales ocupados por establecimientos de hostelería así como por sus característicos balcones numerados que asoman a la plaza. Están numerados porque antaño se usó como plaza de toros.

San Sebastián. Iglesia de San Vicente

San Sebastián. Plaza de la Constitución.

En esta Plaza se iza y se arria la bandera de la ciudad en el día de San Sebastián (20 de enero). También es el epicentro de la festividad de Santo Tomás, el 21 de diciembre. Sobre fiestas y celebraciones me referiré más adelante.

Área romántica.

San Sebastián, a nivel de su arquitectura tiene un marcado estilo francés de tal forma que caminando por ciertas calles parece que se está en Burdeos o París (salvando las distancias).

Dentro del Área Romántica, destacaría la Plaza de Oquendo, donde está la estatua dedicada al Almirante Oquendo, flanqueada por dos edificios icónicos como son el Hotel María Cristina, el más lujoso de la ciudad, donde se hospedan las celebrities, y el Teatro Victoria Eugenia, sede durante muchísimos años del Festival Internacional de Cine.

San Sebastián. Plaza de Oquendo

San Sebastián. Plaza de Oquendo

San Sebastián. Puente del Kursaal desde el Puente de Santa Catalina

San Sebastián. Puente del Kursaal desde el Puente de Santa Catalina

También es interesante la Plaza de Guipúzcoa, rodeada por edificios con soportales (muy útiles cuando llueve) y donde destaca el edificio de la Diputación, de finales del siglo XIX. El centro de la plaza está compuesto por jardines y estanques con patos. En Navidad es donde se ubica el Belén.

San Sebastián. Plaza de Guipúzcoa

San Sebastián. Plaza de Guipúzcoa

Otro sitio muy recomendable es dar una vuelta por el Paseo de Francia, con casas típicamente francesas. al final de este Paseo está la estación de tren (estación del Norte) y el edificio de Tabakalera.

Tabakalera es un complejo dedicado a la cultura contemporánea, ubicado en la antigua fábrica de tabaco. https://www.tabakalera.eu/es

Si cruzamos el río por el puente de María Cristina llegamos rápidamente a la Catedral del Buen Pastor.

San Sebastián. Puente de María Cristina y Tabakalera.

San Sebastián. Puente de María Cristina y Tabakalera.

La Catedral del Buen Pastor llama mucho la atención, recuerda a las grandes catedrales góticas, pero sin embargo es reciente, es de finales del siglo XIX, de estilo neogótico. Es muy vistosa, pero de poco valor histórico.

San Sebastián. Catedral del Buen Pastor

San Sebastián. Catedral del Buen Pastor

En las calles peatonales de San Sebastián hay multitud de comercios de calidad, que reciben miles de visitantes al año.

Por las noches, sobre todo de verano dar una vuelta por el Paseo de la Concha no deja indiferente.

San Sebastián

San Sebastián

San Sebastián. Puesta de Sol.

San Sebastián. Puesta de Sol.

San Sebastián. Bahía de la Concha

San Sebastián. Bahía de la Concha

Web oficial de turismo: https://www.sansebastianturismo.com/es/

Playas:

Si es verano y el tiempo lo permite se puede disfrutar de las tres playas que tenemos.

La Zurriola, junto a los Cubos del Kursaal, la más peligrosa, a mar abierto. Cuenta con muchos servicios y está de moda entre la gente joven. Gran extensión de arena seca ya que es la menos afectada por las mareas. Por contra es la más peligrosa para el baño. Habitualmente hay muchos practicantes de surf. No iría con niños a ella. Frecuentemente presenta bandera amarilla o roja para el baño.

San Sebastián. Playa de la Zurriola.

San Sebastián. Playa de la Zurriola.

La Concha. La más larga y la mejor sin duda. De hecho, diría que es la mejor playa urbana que he conocido. Muchísimos servicios y está en pleno centro de la ciudad, además las vistas son privilegiadas. Playa muy segura, no hay cambios bruscos de profundidad. Durante la temporada de playas (15 jun.-15 sept.) en el agua suele haber unas plataformas con toboganes y trampolines llamadas gabarrones.

La temperatura del agua en verano normalmente ronda los 21 ºC.

San Sebastián. Playa de La Concha

San Sebastián. Playa de La Concha

La mejor zona, bajo mi punto de vista, para ponerse es entre La Perla y el Pico del Loro, dado que hay muy poca gente en esa parte en comparación con el resto de la playa. Cuanto más cerca del Ayuntamiento, más aglomeración.

Dos consejos. Ojo con las mareas, es muy importante consultar el horario de las mareas antes de venir a la playa, saber si está subiendo o bajando, porque cuando sube, la playa literalmente desaparece, y si coincide que se han dejado las cosas para ir a pasear…se las lleva la marea.

https://tablademareas.com/es/guipuzcoa/san-sebastian

San Sebastián. La Concha con marea baja

San Sebastián. La Concha con marea baja

Lo de pasear por la orilla y hacerse las dos playas caminando o al menos recorrer el tramo entre el Náutico y el Pico del Loro es tradición donostiarra.

San Sebastián. La Concha con marea alta

San Sebastián. La Concha con marea alta

Otro consejo, en verano siempre hay algún día de mucho calor; es frecuente que súbitamente se levante una «galerna», una especie de temporal de viento ( y a veces acompañado de lluvia) que llega del mar en pocos minutos. Se suele avisar por megafonía: hay que salir de la playa sin dudarlo, sin prisas, pero hay que irse.

Playa de Ondarreta. Entre el Pico del Loro y el Peine del Viento. Es una playa menos afectada por las mareas que la Concha en cuanto que mantiene su extensión de arena. La pega es que al meterse en el agua cubre antes.

San Sebastián. Playa de Ondarreta

San Sebastián. Playa de Ondarreta

Otro posible plan es ir de excursión a la isla de Santa Clara. Los botes que llevan a la isla salen con mucha regularidad en verano. Se llega en apenas 10 minutos. La isla en sí se recorre en una hora, hay un Faro (que próximamente va a ser completado con un grupo escultórico) con un merendero al lado. En la parte de la isla que mira hacia Ondarreta, hay otro espacio con mesas de picnic.

Cuando está la marea baja hay una pequeña playa junto al embarcadero así como un bar que funciona solo en verano.

Celebraciones reseñables:

Día de San Sebastián. 20 de enero.

Es el día grande de la ciudad. Empieza a las 0 horas con la izada de la bandera en la Plaza de la Constitución y a continuación empiezan a sonar las marchas de San Sebastián. Lo habitual es que los que forman parte de las diversas sociedades y agrupaciones vayan uniformados bien de soldados de la época napoleónica o bien de cocineros.

Entrar en la plaza para ver la izada es parecido a intentar ver el chupinazo en San Fermín en la Plaza del Ayuntamiento.

San Sebastián. Plaza de la Constitución el 20 de enero.

San Sebastián. Plaza de la Constitución el 20 de enero.

A lo largo de todo el día, durante sus 24 horas, hay muchísimas agrupaciones de tamborreros y barrileros tocando a lo largo y ancho de la ciudad por todos sus barrios.

El otro momento culminante es a las 12 h cuando desde el Ayuntamiento sale la tamborrada infantil, cada colegio sale con una o varias compañías de alumnos vestidos de época, el uniforme de cada colegio es diferente, que partiendo del Ayuntamiento recorren el centro de la ciudad hasta las 14.30 h. aproximadamente.

Día de San Sebastián. Tamborrada infantil

Día de San Sebastián. Tamborrada infantil

San Sebastián. Tamborrada Infantil.

San Sebastián. Tamborrada Infantil.

A las 0 h del 21 de enero se arría la bandera en otra ceremonia y hasta el año que viene.

Más información en: https://danborrada.donostiakultura.eus/es/stories-festak/historia-de-una-fiesta

En la tercera semana de septiembre tiene lugar el Festival Internacional de cine de San Sebastián, que viene celebrándose desde 1953. Acuden cada año multitud de estrellas del mundo del cine y TV.

San Sebastián. Festival de Cine

San Sebastián. Festival de Cine

La expectación se concentra entre el Hotel María Cristina, donde se hospedan, y el Palacio de Congresos del Kursaal, donde se proyectan las películas, y se entregan los premios. Hay una alfombra roja que hace ese recorrido de unos 400 metros.

La conmemoración del 31 de agosto de 1813 a la que me he referido anteriormente.

Otra fiesta muy popular es el día de Santo Tomás, el 21 de diciembre:

En que se celebra una especie de mercado rural con exhibición de animales de granja. El centro de la fiesta es la Plaza de la Constitución donde se muestra y sortea una cerda de gran tamaño.

En los alrededores de la Parte Vieja, así como en la Plaza de la Constitución proliferan los puestos de venta de bocadillos de txistorra, tradicionales en ese día.

La mayoría de los niños, y también algunos adultos se visten de caseros y caseras.

La Semana Grande:

Se celebra a mediados de agosto, no tiene fecha fija pero dura de sábado a domingo en la semana en que está el 15 de agosto. Hay muchas actividades por las calles, pero destacan las corridas de toros en Illunbe y sobre todo el Concurso Internacional de Fuegos Artificiales, esto es lo más típico de la Semana Grande, acudir a ver los fuegos artificiales que se lanzan desde Alderdi Eder frente al Ayuntamiento a las 22:55 h, de cada día, y después tomar un helado.

San Sebastián. Semana Grande. Fuegos Artificiales.

San Sebastián. Semana Grande. Fuegos Artificiales.

San Sebastián. Semana Grande. Fuegos Artificiales.

San Sebastián. Semana Grande. Fuegos Artificiales.

Navidades

En los últimos años se han dado pasos de gigante en la decoración navideña de la ciudad.

Destacan tres zonas especialmente:

El Paseo de La Concha en el que en 2018 se ha colocado una noria y como cada año una bola de luz:

San Sebastián en Navidad

San Sebastián en Navidad

La noria proporciona unas vistas espectaculares, aunque eso sí, las colas para subir, no lo son menos. Un viaje cuesta cinco euros. Ha estado operativa hasta el 10 de febrero de 2019. Esperamos que vuelva otro año.

Otro lugar clásico en navidades es la Plaza de Guipúzcoa donde se ubica desde hace años el Belén.

San Sebastian. Belen Plaza Guipuzcoa

San Sebastián. Belén Plaza Guipúzcoa

En diversos puntos de la ciudad (Palacio Miramar, Catedral del Buen Pastor…) se colocan pinos iluminados.

Plaza de Oquendo

Plaza de Oquendo

Por último el Paseo de Francia donde se encuentra una especie de mercadillo navideño, lo que unido a la decoración del Puente María Cristina, le da un toque de luz.

San Sebastián, Puente de María Cristina en Navidad.

San Sebastián, Puente de María Cristina en Navidad.

Si sobra el tiempo y se es muy aficionado a los museos, hay dos a destacar:

El de San Telmo, en la Parte Vieja, en la Plaza Zuloaga, en la subida al Monte Urgull, en lo que era un convento dominico del siglo XVI. Fue restaurado hace unos años.
El edificio y la restauración son correctos, es un museo moderno y funcional respetando el edificio histórico.

San Sebastián. Museo San Telmo. Claustro.

San Sebastián. Museo San Telmo. Claustro.

En cuanto a los contenidos es un poco escaso.
Por un lado, se hace un recorrido por la Historia del Pais Vasco, muy breve y resumido; en otra parte del museo se puede apreciar la evolución de la sociedad a lo largo de los siglos XIX y XX, con exposición de objetos del siglo XX, que a los más mayores les traen muchos recuerdos.

San Sebastián. Museo San Telmo.

San Sebastián. Museo San Telmo.

Desde un punto de vista turístico, no le veo interés salvo que se sea un entusiasta de los museos.
Lo veo más orientado al donostiarra, hay cosas que a un foráneo no le dicen nada.

El Museo Naval, en el puerto. Es un pequeño edificio ubicado en pleno puerto donostiarra.

San Sebastián. Museo Naval.

San Sebastián. Museo Naval.

Consta de tras plantas. En la primera o principal se explican las actividades ballenera e los pescadores vascos, con una réplica de unas las lanchas con las que se daba a caza a las ballenas. Pasable, con cierto interés.

San Sebastián. Museo Naval.

San Sebastián. Museo Naval.

En las plantas superiores había una exposición temporal sobre Juan de Alcega, sastre del siglo XVI que no está mal expuesta y otra sobre Lope de Aguirre, que francamente es muy mejorable.
Desde un punto de vista turístico, poco interés y para los de la ciudad no mucho más.

El de Tabakalera, al otro lado del río Urumea, donde se exhiben obras de arte contemporáneo.

San Sebastian. Tabakalera.

San Sebastian. Tabakalera.

Para los aficionados al fútbol, está el Museo de la Real Sociedad en el Nuevo Estadio de Anoeta, donde se exhiben las ligas y copas del Rey ganadas por los txuri urdin.

También se podría visitar el Monte Ulía, desde donde también hay bonitas vistas pero queda un poco a desmano, sobre todo si no se tiene vehículo propio.

San Sebastián desde Ulía.

San Sebastián desde Ulía.

Otros lugares especiales son el Palacio de Ayete o el parque Cristina Enea, pero realmente son lugares que, están bien para donostiarras pero, para un turista, salvo que esté muchos días en la ciudad, no merecen la pena.

San Sebastián. Palacio de Ayete.

San Sebastián. Palacio de Ayete.

Información de San Sebastián

https://www.sansebastianturismo.com/es/